Estás aquí:

Testimonios & Agradecimientos

Os muestro algunos de los testimonios de personas que han venido a mi consulta y han hecho cambios importantes, no solo en su alimentación, sino en sus vidas.
logo

Acudí a la consulta de Miryam porque a pesar de que cuidaba mi forma de comer, sentía que no me nutría del todo bien. Me gustó mucho conocerla y hablar con ella y me dio pistas importantes en cuanto a los alimentos que mi cuerpo me estaba pidiendo. Luego acudí a uno de los talleres que Miryam imparte, aprendiendo sobre las propiedades de diversos alimentos y formas de cocinarlos.

Por una lesión medular hace años, necesito una silla de ruedas para desplazarme y eso hace que mis digestiones sean algo más lentas y pesadas. Ahora he descubierto que se puede disfrutar mucho de la comida y no sentirte pesado e hinchado después de comer, sino ligero y con más energía. Mi intestino se ha regulado mejor y según la estación del año, los alimentos me aportan el calor o el frio que necesita mi cuerpo.

¡Gracias de corazón Miryam!

Jesús García

Gracias, gracias, gracias Miryam Restrepo….

Mi nombre es Rosa Enguidanos, soy co-propietaria del centro de terapias “Esencias Matilda”.

Hace 4 años, concretamente en marzo de 2017, en una revisión de mama me diagnosticaron un cáncer hormonodependiente. Reconozco que al principio fue un shock, pero después de comentarlo en casa, decidí operarme (era la primera propuesta). Me quitaron el tumor y lo siguiente que hice fue pedir una consulta a Miryam Restrepo. Desde la primera consulta Miryam supo trasladarme que no se trataba de una dieta sino de un estilo de vida donde la consciencia y la comprensión de los dos principios que rigen el universo (Yin-Yang) son fundamentales. Su amabilidad, su comprensión y su sabiduría me acompañaron desde el primer momento.

Por supuesto me dediqué a mí en exclusiva, me retiré a mi casa y comencé mi andadura. Ya conocía algunos alimentos, pero nunca había hecho una dieta macrobiótica. En mi caso, ya que hablamos de un cáncer, tuve que hacer un cambio importante. Me cocinaba con amor, lo hacía para sanarme, me cuidaba, me escuchaba y me mimaba, siempre me sentí muy acompañada por Miryam.

Los resultados han sido muy buenos hasta hoy, no utilicé quimioterapia, ni radioterapia ni terapia hormonal. Me sigo haciendo las revisiones y mi oncóloga está muy contenta con mis resultados, a pesar de ser una rebelde, así me llama.

La macrobiótica me ayudo y me cambió tanto, que después de hacer los módulos que imparte Miriam para aprender a cocinar, decidí instruirme en el Instituto Macrobiótico de España y a día de hoy, y después de 3 años, soy consultora macrobiótica.

Gracias, gracias, gracias Miryam por estar en mi vida.

Rosa Enguídanos

Isabel nos deja un vídeo muy emotivo en el que cuenta su experiencia.
¡Gracias Isabel!

Isabel

Conocí a Miryam por una amiga en común.

Yo soy de Brasil y no me encontraba muy bien de salud. Padecía de fuertes dolores de cabeza, bruxismo, dolores lumbares y me encontraba baja de energía. Además a nivel emocional estaba atravesando un difícil situación.

Fui a su consulta ya hace más de seis años y mi vida dio un giro por completo, no solo me dio pautas alimenticias sino además muchas herramientas que a día de hoy continúo utilizando. Al seguir sus pautas me empecé a encontrar rápidamente con mucha energía, los dolores desaparecieron, mis reglas eran perfectas, mi sueño mejoró y cada día me encontraba mejor.

Decidí hacer los cursos que ella imparte de iniciación a la macrobiótica y me llevó a comprender lo que estaba haciendo.

Nos encontramos hace poco y me pidió que diera mi testimonio y lo hago encantada pues ha sido un regalo no solo para mi sino también para mi familia. Mi vida cambio para mejor y lo recomiendo a todo el que el que quiera mejorar su alimentación y su salud.

Gracias Miryam

Lucía Oliveira
Conocí a Miryam porque nuestros hijos iban juntos al colegio. En una intervención de apendicitis me contagié de hepatitis C. Miryam me diseñó una dieta específica y mes a mes empezaron a bajarme las transaminasas hasta quedar en valores normales. Yo he sido muy pragmático y todo tengo que comprobarlo. Sin embargo decidí seguir la orientación de Miryam durante un tiempo y me han sorprendido mucho los cambios que he tenido. Desde entonces continuó con esta alimentación y no solo mejoró mi salud sino que me encuentro con más energía y más felicidad.
Testimonio

¡Hola Miryam!

Quería contarte lo contenta que estoy desde que comencé la dieta macrobiótica. En menos de dos semanas ya iba al baño mucho mejor que antes y me notaba deshinchada y muy ligera. Ya había perdido casi dos kilos. Aunque eso no era lo más importante, lo mejor es que me encuentro muy bien física y mentalmente.

También he recibido cuatro sesiones de masaje siatshu y me ha gustado mucho. Estoy mejorando de mis dolencias de espalda pero sobretodo me ha cambiado el ánimo, estoy más positiva y de mejor humor. Reconozco que es un reto, todos los cambios lo son, pero vale la pena. Estoy aprendiendo a comer bien y eso me beneficia a mí y también a los que más quiero.

Mi marido es diabético y desde que está comiendo lo mismo que yo, necesita pincharse menos insulina y sus niveles de glucosa en sangre están más equilibrados.

¡Muchas gracias por todo!

Mari Carmen

Hace unos doce años me diagnosticaron la enfermedad ocular llamada glaucoma. Busqué una segunda opinión médica y se reafirmó el mismo diagnóstico. La solución era realizar una operación en ambos ojos o seguir un tratamiento, y me decidí por esto último. Desde entonces acudo a revisión periódica, donde me realizan una serie de pruebas y me envían una serie de medicamentos en forma de gotas para controlar la enfermedad.

Años más tarde asistí a mi primer curso de cocina macrobiótica, y más adelante a una consulta personalizada con Miryam Restrepo, la cual me aconsejó llevar una dieta macrobiótica adaptada a mi circunstancia.

Después de seguir estas pautas alimenticias, noté una mejoría y fuí dejando paulatinamente el tratamiento prescrito, pero siguiendo el mismo tipo de alimentación. Junto a esto he venido practicando yoga ocular y meditación.

Finalmente, en la penúltima visita a la clínica oftalmológica, los resultados de las pruebas mostraron que la enfermedad había desaparecido y para más seguridad, al cabo de unos meses, me volvieron a hacer otra vez las mismas pruebas, que volvieron a salir favorables. 

Ahora tengo que continuar las revisiones pero sin tratamiento alguno.

Carmen Gómez